Nunca me he considerado un docente vocacional. Es más, hasta hace bien poco dar una clase me ponía tan nervioso que el día de antes me costaba hasta comer. Pero las dificultades son oportunidades para demostrarte que puedes con todo, y con ganas y un poco de suerte al final las cosas van saliendo.

La semana pasada se celebró la ceremonia de graduación del Master de Marketing Digital de Fundesem Business School, donde participo como profesor de WordPress. Para mi era muy emocionante por partida doble: era la primera vez que asistía a un acto de este tipo y además estaba nominado al premio de mejor profesor del Master. Aunque la verdad, es que la nominación no me puso muy nervioso ya que mis opciones eran bastante pocas teniendo en cuenta que estaba nominado junto a Isabel Romero, una de las especialistas en copywriting orientado a SEO con más prestigio del país. Y con Isidro Pérez, empresario en el entorno digital, formador y con una gran experiencia en la docencia, además de participar activamente en la incorporación de los alumnos del Master en el mercado laboral.

Los nominados: Isabel Romero, Isidro Pérez y yo con mi cara feliz.

Así que mi plan era disfrutar del momento, aprovechar la oportunidad para volver a ver a alumnos que al final se convierten en proveedores, partners y amigos. Y por supuesto para compartir experiencias con el resto de profesores.

Y cuando menos te los esperas ocurren las cosas más impresionantes: ¡Me dieron el premio a mi!.

En la foto se puede ver la cara de flaggle rock que pongo cuando estoy nervioso.

 

Agradecimientos varios

  • En primer lugar a mi mujer por tolerar estoicamente mis nervios y mis ausencias. Por animarme a seguir adelante cuando lo veo complicado y a ayudarme a creer en mi.
  • A Fundesem y a Javier Gosende por haber confiado todos estos años. Formar parte del cuadro docente es todo un honor.
  • A los alumnos de esta edición por haber votado por mi. De verdad, me dejasteis sin palabras.
  • A los alumnos de ediciones anteriores por haberme ayudad a ir mejorando algunos de los defectos de las clases. Aprovecho para pedir disculpas por todas las veces que tartamudee, las frases inconexas y los sobacos sudados.
  • A Isabel y a Isidro, por no haber pedido el recuento de votos. ;o)

 

Vídeo del momento

Iván J. Muñoz tuvo el detalle de inmortalizar el momento.